Sigue por correo electrónico

jueves, 4 de febrero de 2016

La verdad histórica es progresiva

compartida en la Edad Media por Agustín de Hipona, en la Época Moderna por Voltaire, y en el siglo XIX por Comte, y Louis Vivan de Saint-Martin.
Pero no hay que desesperar, la búsqueda de la verdad histórica se puede lograr; si bien hay que comprender un principio fundamental. Vamos a tratar de alejarnos del dogmatismo para entender que no estamos hablando de la verdad absoluta. La verdad absoluta solo la conoce Dios. Y Dios a través de su Palabra revelada nos dice que tengamos en cuenta un aspecto fundamental de la verdad. En la Biblia en Eclesiastés 3:11 nos dice: “Aun el tiempo indefinido ha puesto en el corazón [del hombre], para que la humanidad nunca descubra la obra que el Dios [verdadero] ha hecho desde el comienzo hasta el fin.” Aquí tenemos pues la premisa: el trabajo o la obra del Creador es tan descomunal que el hombre nunca la descubrirá por completo aun cuando se le dé todo el tiempo indefinido o como diríamos “todo el tiempo del mundo”. Esta es una verdad tan obvia que es incontrovertible.


EL METRO DEL CONOCIMIENTO
Desde que el hombre, especialmente, desde la antigua Grecia con Tales de Mileto, emprendiera la búsqueda sistemática del conocimiento a través de la filosofía y la ciencia; ésta pronto se diversificó en las grandes ramas del saber; matemáticas, geometría, biología, astronomía, etc. En la actualidad todas esas grandes ramas se han diversificado en innumerables especialidades y éstas a su vez, en innumerables investigaciones concretas y monotemáticas que pueden sumergir a un solo científico en décadas de arduo trabajo y dedicación. Todo esto demuestra que la búsqueda de la verdad; sea esta la verdad histórica o científica, o cualquier otra rama del saber, es un fin en sí mismo y que lo que comúnmente conocemos como la verdad en realidad son hitos hacia ese fin.
De hecho, hasta en el campo espiritual encontramos un paralelismo semejante. Aun cuando el conocimiento espiritual sea considerado por los creyentes como un conocimiento revelado por Dios; éste es dosificado por Dios en el tiempo según su voluntad. De ahí que el apóstol Pablo dijera que “tenemos conocimiento parcial y profetizamos parcialmente” (1 Corintios 13:9).
De modo que, en muchos campos del saber, hemos alcanzado hitos en cuanto a la verdad y probablemente somos menos ignorantes ahora que hace unos años, pero seremos razonables si no caemos en el dogmatismo de pensar que ya poseemos la verdad completa sobre algún asunto. Es mucho más sensato pensar, tal como el apóstol Pablo había dicho un poco antes de la cita anterior, que “si alguien piensa que ha adquirido conocimiento de algo, todavía no lo sabe exactamente como debe saberlo” (1 Corintios 8:2).
En nuestra próxima cita pondremos un ejemplo de cómo la verdad científica y por lo tanto también histórica es, tal como hemos considerado, un proceso progresivo en continua expansión. Hablaremos del desarrollo de la cosmología hasta nuestros días. Saludos a todos.

2 comentarios:

  1. Muy interesante Jesus, sólo quisiera hacer una observación:a Tales de Mileto, si se le considera el iniciador de la filosofía pero la esta no se dividió en los campos científicos mencionados, sino en los tres grandes campos que mas tarde establece Heráclito: La Teoría del Conocimiento, La Metafísica y la Moral. Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Antonio por tu acertado comentario. Efectivamente, la filosofía como tal no se diversificó en los campos específicos de la ciencia que apunto yo sino en los campos propios de la filosofía que apuntas tú. El equívoco ha venido a ser debido a que como bien sabes, en aquel tiempo el filósofo, por lo general, era también un científico al mismo tiempo. De hecho, Tales de Mileto era, además de filósofo, físico, geómetra y matemático. La idea la fundí al basarme en una gráfica muy interesante que se llama EL METRO DEL CONOCIMIENTO y que voy a aprovechar para insertarla en la actualización de la página. Quiero que mi blog sea dinámico por lo que no me importa hacer las oportunas rectificaciones; ya sabés, El Historiados sin papeles esta al servicio de la verdad, como bien apunta la descripción bajo el título del blog.

    ResponderEliminar